Negocios con olor propio

Conseguir que un negocio tenga un aroma único y personalizado, que al ser percibido por el consumidor lo relacione con un negocio o producto, es lo que se conoce como Odotipo.

El Odotipo se considera un valor añadido de la marca o producto y consiste en crear “imágenes olfativas”, exclusivas y características, que favorezcan el recuerdo. Es decir, conseguir que el cliente, al percibir el olor, le venga a la mente un recuerdo, en este caso, el de nuestro negocio.

El mercado busca fórmulas nuevas para cautivar y atraer clientes. El marketing olfativo supone una técnica de estimulación capaz de transmitir valores aprovechando las capacidades de nuestro sentido del olfato.

Desde SNIFF podemos ayudar a otras empresas a comercializar sus productos y servicios y a mejorar sus ventas. Nos hemos especializado en la aromatización de todo tipo de espacios: tiendas de moda, clínicas, restaurantes y cafeterías, oficinas, etc.

El abanico es muy amplio y ello se debe a que somos capaces de afrontar cualquier reto que se nos plantee, por difícil que sea. Es cuestión de atender la demanda del cliente, estudiar bien el espacio y echar el resto.

La influencia a través de los aromas es una manera de reforzar la estrategia invisible de atracción o seducción hacia la compra. Es por ello que grandes marcas refuerzan su imagen utilizando fragancias propias en sus establecimientos y así, consiguen identificarse mediante un olor peculiar y único. Está demostrado que un negocio con Odotipo personalizado, fideliza un 30% más que el que carece de él, por lo que no se trata solamente de perfumar el ambiente de un punto de venta.